Visibilidad/Viralización/Monetización, el eterno dilema de los cortos en la red.

El caso del corto "Cuerdas" estos días, que se está difundiendo por doquier (sin el consentimiento de sus productores), en lo que se podría considerar como un exitazo viral, abre el debate y el análisis de lo que ocurre con nuestros queridos cortometrajes a la hora de plantearse su explotación y difusión.

 

Desde que existen plataformas como YouTube y Vimeo los productores/directores/técnicos audiovisuales siempre hemos tenido la opción de poner nuestros trabajos a disposición del mundo. Pero cuando cuidas lo que haces y vives de ello, la gran pregunta es cúando y cómo hacerlo, de la forma más eficiente y productiva (recuerdo que un cortometraje profesional tiene un presupuesto, un tremendo valor y que hay que entender que también se intente monetizar).

  

Para centrar mi análisis, hay 2 grandes tipos de casos:

 

1. Los cortos que se mueven en Festivales.

Estos se cuelgan, si lo deciden, en abierto tras un periodo de un año (o bien año y medio o dos años, si se sigue moviendo) tras el estreno, cuando ya se da por terminado el periplo festivalero. Durante ese periodo son los festivales a los que lo mandas (esto cuesta dinero y tiempo también, hay que recordarlo) los que "se encargan" de seleccionarte (o no, que ese es otro debate) y de exhibir los cortos, con el incentivo y la meta de ganar premios, si llega el caso, y con ello monetizar la inversión del trabajo (los premios son y han sido siempre la principal fuente de ingresos a posteriori de los cortos). Y es muy cierto que los festivales sí que son sensibles, en muchos casos, a considerar que el corto que seleccionen no haya sido muy visto públicamente o simplemente que sus espectadores no lo tengan a tiro de click en estas plataformas. Es algo no escrito, aunque algunas bases de certámentes lo mencionan específicamente.

 

2. Los cortos creados directamente para festivales online o que no tienen afán de "festivalear".

En estos casos, en festivales ya muy populares como el Notodofilmfest, el corto se estrena directamente en la red, aunque ha ser en las plataformas habilitadas para ello (también hay muchos que usan la comodidad de integración y búsqueda de YouTube o Vimeo). Aquí ha ocurrido que cortos que luego se premian o gustan bastante, tienen una segunda vida en festivales (reeditándolos sin las cartelas del Festival&patrocionadores, etc) y que "no pasa nada":  ya se sabe que fueron "notodos", vistos por bastante gente, e incluso se siguen combinando perfectamente en ambos "ecosistemas", colgandose en la red de nuevo en el perfil del creador.

Los cortos que directamente no quieren competir por ahí y se hacen y se cuelgan nada más terminarse, pues eso, considero que es con la intención de "regalárselos al mundo" y me parece estupendo. Compiten contra "todo el ocio del planeta conectado a internet" y buscan, como todos, su momento de gloria, en los que sean descubiertos y ojalá compartidos.

 

En todo caso, y contando ejemplos reales, ahondemos en posibilidades y en la letra pequeña de querer ganar visibilidad con tu corto en Internet, tratando a la vez de viralizarlo y monetizarlo.

 

Para el caso de querre seguir combinando el perido de festivales con la visbilidad online, puedes plantearte un estreno online abierto (sin contraseña) durante un perido delimitado de tiempo. Así hice yo con mi cortometraje "Tchang". Una vez pasado un año del estreno y mientras aún se mandaba y exhibía por medio mundo, se estrenó en Vimeo, pero solamente durante 15 días. Se anunció con esa fecha de caducidad, se creó una nota de prensa y se pidió al equipo, y gente cercana y blogs amigos que lo compartiesen. Se nos fue de las manos, para bien, porque lo compartió muchísíma gente (115.000 plays en 15 días, nunca esperábamos tanto). Se demostró que si encuentras el nicho de gente más interesada (en nuestra caso resultó ser la comunidad de gente que le apasiona la montaña, principalmente) y un partner (alguien que lo mueva porque le interesa: en nuestro casi fue la Revista-Editorial "Desnivel"), pues puedes conseguir resultados sorprendentes.

No nos engañemos, todos queremos que nuestros trabajos se vean y sean conocidos. Tchang contaba con un tema que era mediático de partida. Y mucha gente que nos consta que lo llevaba buscando, lo encontró y tuvo la oportunidad de verlo así. Porque ¿quién va a tantos festivales como para ver todo lo que te puede interesar?.

Lo que si hicimos al terminar el periodo de 15 días (y por eso usamos Vimeo) es hacer un "Replace" y poner un trailer, en vez del corto completo, como video a reproducir en ese mismo link (eso en Youtube no se puede) y una explicación de que seguiamos moviendolo en festis, ya que una vez viralizado, te siguen llegando las visitas: No se puede parar el efecto.

 

Otra opción que yo recomiendo casi siempre, sobre todo si el corto es "potente" y tiene un poco deambición es la de poner el cortometraje de pago en plataformas legales, tanto en las que ya van siendo conocidas (y que además son sensibles al formato corto, Filmin o Feelmakers, por dar 2 nombres), como con otras que en realidad son herramientas de auto-gestión-distribución como Distrify. En esta última es donde empezó a ponerse también Tchang unos meses después de su periodo de 15 días "en abierto". También gracias a esta herramienta "Blue & Malone. Detectives imaginarios" el corto nominado al Goya de este año (ha competido con "Cuerdas"), del que soy productor asociado, se ha podido ver online mientras sigue su curso en Festivales (está ahora entrando en su segundo año en el circuito). 

 

Pero aquí topamos con el eterno problema de pagar por el contenido, algo a lo que seguimos sin acostumbrarnos en España (independientemete de la crisis o de que considremos si es caro o no, no tenemos ese hábito) y que muchos no entienden (por pequeña que sea, también hay una empresa y dinero invertido tras cada corto).

Los cortometrajes, salvo con estas excepciones de premios Goya, nominaciones a los Oscar o que tengan detrás a gente famosa, no suelen tener/generar ni publicidad, ni publicity (reseñas en prensa como noticia) o un tirón per se como para que un desconocido pague sus 0,60-0,80 euros o similar que cuesta. Siempre que podamos encontrarlo a tiro de un click, elegimos esta vía.

 

Las conclusiones del post:

 

- El internauta (nuestro público) no es experto en estas cosas: cuando ve algo que le gusta, lo comparte y que da por hecho que si algo en esté en Youtube, es que porque el autor o autores lo han querido hacer público (ni miran el usuario que lo ha subido), pero esto no siempre es cierto. Y que luego tratar de pararlo es casi imposible. Lo que estaña sucediendo con "Cuerdas" es el claro ejemplo: les a va a perjudicar en Festivales. Y lo peor es que hay canales de Youtube (miles) que lo que se dedican a subir cosas de otros. Más allá de hablar de piratería o de derechos, me parece una práctica horrenda y grave, porque luego se llevan clicks, suscriptores, "aplausos" o incluso ingresos por publi por algo que no se los han currado ellos.

 

- Las remuneraciones obtenidas de los visionados legales son casi simbólicas, es realmente difícil que la gente pague. Lo que sí funciona es la inclusión en la tarifa plana, aunque son poquísimos centimos los que genera cada visionado. Y en el caso de los largometrajes, estamos un poco en las mismas, todavía no es rentable.

 

- Las plataformas no pueden controlar los millones de vídeos subidos a diario: Vale, existen herramientas para bloquear o denunciar los contenidos y nos tenemos que poner las pilas todos los productores/creadores y algunos usuarios de los que gastan tiempo en sube-baja-corta-pega en las redes, en conocerlas también y hacer mejor uso cada vez.

 

- Nadie tiene la fórmula del éxito viral en Internet. Desde luego una táctica más trabajada y profesional puede dar mejores resultados que simplemente subir tu corto o un vídeo a tu canal y ponerlo una vez en tu facebook. Yo creo que tiene que haber un interés, una verdadera calidad o algo especial siendo una pieza creativa. Y sí que muchos cortos españoles, como el que durante mucho tiempo fue nuestro representante en el top de visionados de Youtube ("Lo que tu quieras oir", de Guillermo Zapata, que en el momento de escribir esto tiene 107 MILLONES DE VISIONADOS), lo tienen, afortunadamente. Somos buenos haciendo cine, es un hecho. Y ¡viva lo viral!, que nadie piense que no me fascina que esto pueda pasar y estemos hablando de ello. Cob "Cuerdas" se ha juntado el contenido social, la emoción (que la tiene), la duración (no es muy largo), ser de animación (suele gustar mucho) y el haber ganado el Goya recientemente (con un discurso que si que nos llegó).

 

- Hablando de las plataformas legales que antes he comentado, no dejo de ponerme la medallita de ser uno de los precursores en ofrecerles buen contenido y hacer los deberes, en este caso agrupar 3 cortos potentes, venderles la idea, y generar una campañita de prensa para que fueran comentados y visibles. Ahora que "Aquel No era Yo" está nominado al Oscar, siento especial orgullo de haberlo incluido en el pack de 3, junto a "Tchang" y "Horizonte".

Pero a "Aquel no era Yo" le ha pasado lo mismo, unos CIENTOS lo han podido ver pagando 1 euro por él, pero cuando estuvo online (estuvo un tiempo "pirateado" como en el caso de "Cuerdas" o bien ahora por nuevos acuerdos con canal plus), es cuando MILES lo ven.

 

El Poder del click gratis.  

 

Hugo Serra

#necesitounproductor 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Consultoría/Producción de encargo 

Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Mapa del sitio
Todos los derechos reservados - Hugo Serra 2012